martes, 26 de junio de 2012

La meditación y la conexión con nuestro yo interior

La práctica de técnicas como la relajación y meditación, así como el contacto diario (aunque sea durante solamente 15 o 20 minutos) con nuestra esencia interior produce unos efectos muy beneficiosos y enriquecedores: nos llena rápidamente de energía y bienestar, nos sube las endorfinas, aumenta nuestra presencia en el momento presente, nos ayuda a conocernos y amarnos más, produce un efecto anti-envejecimiento (meditar en general produce este efecto), nos aporta valiosísimas sugerencias para enfrentarnos a nuestra realidad cotidiana, nos llena de luz y de claridad mental... 

Es muy normal que las primeras veces, si no se está acostumbrado/a a meditar o a relajarse de manera programada, puede costar un poco hacerlo. Pero si practicamos con paciencia, muy rápidamente lo conseguiremos. La buena noticia es que desde la primera sesión que hagamos, vamos a notar resultados y nos vamos a introducir de lleno en la práctica de estos hábitos tan saludables.

Es algo difícil de explicar y de entender si nunca se ha practicado, pero con la práctica regular, las personas empiezan a notar que su conexión consigo mismos/as y con los demás aumentan, igual que la creatividad para resolver problemas, la atención y las intuiciones, así como la serenidad interna, y la perspectiva sobre la vida, el mundo y los demás, se ve ampliada y mejorada.  Además, es una práctica utilizada desde hace miles de años para poner al ser humano en contacto con su YO superior, esa parte espiritual que todos/as tenemos y a la que a veces prestamos tan poca atención, y que es el lugar donde reside la calma infinita, la alegría divina, el mismo Ser Supremo que mora en nuestra conciencia.

La Plenitud no está en tener o no tener, si no en ser. Mediante la meditación nos acercamos al conocimiento de nuestro propio yo. Conocer nuestro ser profundo nos trae paz, armonía y plenitud. Para conocer todo ésto simplemente hay que practicarlo, es algo que nadie puede vivir por otra persona y que no se conoce hasta que se practica.




Existen muchas formas de meditación, muchas técnicas y visualizaciones según el propósito o el momento, y muchas formas de hacerlo: con música, con velas, con mandalas, con imágenes, con posturas específicas... Todas son válidas y efectivas, y cada persona elige la que más le atrae según el momento, los gustos o las necesidades que tenga. No es necesario, ni mucho menos, conocerlas ni practicarlas todas. Lo importante es empezar a utilizar alguna y mantener el hábito. 

Si estás interesado/a en comenzar a practicar la meditación o la relajación programada, contacta conmigo en el correo o el teléfono de la pestaña derecha de este  blog.


Algunos artículos sobre investigaciones realizadas en relación con los beneficios de la meditación:







2 comentarios:

  1. They judge their thoughts as negative or positive and use that as
    an indicator to what they can attract. This makes it complicated to define the types of hypnosis.
    I often equate the process of self-hypnosis as something that is
    as similar to driving a car.

    Here is my site :: hipnosis

    ResponderEliminar