jueves, 21 de junio de 2012

Qué es y para qué se utiliza la hipnosis

     ¿Qué es la hipnosis?

     No es fácil definir en pocas palabras qué es la hipnosis, y más teniendo en cuenta la mala imagen que tiene de ella mucha gente, debido a la cantidad de falsedades e historias fantasiosas que sobre ella han vertido la literatura, el cine o los espectáculos televisivos y circenses.

A modo de explicación breve, básicamente se trata de un conjunto de técnicas destinadas a conseguir un estado psico-fisiológico diferente del estado de vigilia normal: un estado de relajación y atención profundas, de ampliación de conciencia.  Este estado se puede llegar conseguir de diversas maneras, siendo muy empleadas técnicas como la inducción de una relajación profunda. En este caso, la persona es guiada a un estado de relajación y disociación por el/la terapeuta durante unos minutos mediante el control de la respiración, visualizaciones, inducción de sensaciones de pesadez,  relajación muscular progresiva… Así, la persona va entrando de manera agradable y a su propio ritmo en ese estado introspectivo, que resulta subjetivamente similar a una experiencia de meditación profunda o a una visualización terapéutica intensa. 

¿Cómo es la terapia durante este estado?

La hipnosis se puede considerar más bien un estado expandido de conciencia que una técnica en sí misma. Por lo tanto, en ese estado se puede trabajar de muchas maneras y con multitud de técnicas u orientaciones. Se puede trabajar mediante sugestiones directas, mediante visualizaciones o proyecciones, ejercicios para conocer y trabajar con las emociones, se pueden buscar recuerdos relacionados con el problema, encontrar nuevas soluciones o perspectivas, se pueden generar escenarios visuales simbólicos para trabajar los problemas a nivel emocional y metafórico antes de abordarlos directamente… Las posibilidades son muchas… Dependiendo del problema, preferencias del paciente y criterio del/la terapeuta, se irán empleando unas u otras, buscando el mayor beneficio para la persona.

Durante la experiencia hipnótica, nos dirigimos a la parte inconsciente (la que suele generar y mantener el malestar o los síntomas y alojar las experiencias traumáticas), y allí buscamos comprender el mecanismo que subyace, y traer de informaciones, soluciones y comprensiones. Así buscamos que la persona encuentre y comprenda las emociones y conductas negativas que le traen a terapia, y que se transformen al ritmo natural de la persona y se mantengan en el tiempo.  La mente en relajación hipnótica es muy receptiva a cualquier sugestión, contacto con las emociones y recuerdos o indagación, y acepta muy bien las intervenciones terapéuticas, siempre que sea algo que el / la paciente desea realmente cambiar y que mejorará su vida. Es por ello que los estados hipnóticos pueden ser una herramienta diferente y muy útil en la indagación, comprensión y transformación de las distintas problemáticas que las personas deseen analizar y solucionar en la terapia

Para que os hagáis una idea, pasamos por un estado muy semejante al hipnótico dos veces al día como mínimo: cuando estamos a punto de dormirnos y cuando estamos a punto de despertar. En ese estado entre el sueño y la vigilia entramos en un estado de relajación y de introspección profunda, en el que casi no somos conscientes del mundo exterior, si no solo de nuestro mundo interior. También cuando nos sumergimos en la lectura de un libro, pintamos un cuadro o arreglamos nuestro jardín, por ejemplo, y estamos tan concentrados/as y tan relajados/as que no prestamos atención a alguien que nos está hablando ni escuchamos conscientemente los ruidos del exterior, estamos en un estado de profunda introspección muy semejante a la hipnosis.

Para más información, podéis consultar cualquier página de internet sobre hipnosis profesional y terapéutica, como las siguientes:






  ¿Para qué es útil la hipnosis?

La hipnosis se puede utilizar con éxito como complemento de prácticamente cualquier terapia psicológica, o bien como técnica exclusiva de terapia, según el caso. También se puede utilzar para aumentar nuestro desarrollo personal y espiritual, gracias a que la hipnosis desarrolla el funcionamiento del hemisferio derecho, encargado de la imaginación, los sueños, la creatividad, la intuición... Se ha demostrado útil en gran cantidad de problemáticas psicológicas y físicas, y resulta especialmente efectiva en los siguientes casos:

  En terapia psicológica

-Tratar fobias específicas, tics, trastorno obsesivo compulsivo,pánico, estrés...

-Tratar problemas de ansiedad y depresión.

-Como apoyo o terapia única para dejar de fumar, adelgazar...

-Para reparar traumas, vivencias estresantes o cualquier otra reminiscencia del pasado que esté afectando al paciente en su vida actual.

 - Sanar o mejorar sustancialmente cualquier tipo de enfermedad psicosomática o en la que el estado anímico tenga influencia como por ejemplo cefaleas, fibromialgia, colon irritable, psoriasis...

En cuanto a su uso como apoyo para la sanación de enfermedades físicas o psicosomáticas, según el gran hipnólogo Horacio Ruiz, profesional con más de 30 años de experiencias y presidente de la Asociación Española de Hipnosis Clásica y Ericksoniana, "la hipnosis puede ayudar o ser útil en todas las enfermedades, problemas físicos o dolencias, directa o indirectamente. La hipnosis terapéutica contribuye al equilibrio psicológico y a mejorar la actitud mental, lo que siempre ayuda en el proceso de curación y sanación. La Psiconeuroinmunología demuestra que el cerebro tiene terminaciones nerviosas que conectan con el sistema de defensa del cuerpo humano, por lo que ya no se puede dudar de que la mente tiene un papel fundamental sobre el sistema inmune, pudiendo llegar en ocasiones a determinar el proceso curativo o la enfermedad."

                             Para el crecimiento personal y autorrealización
  
-Mejorar la concentración y la atención.

-Incrementar el autoconocimiento y la autoestima.

-Incorporar mecanismos de autocontrol y superación personal para personas con ansiedad crónica, adicción al trabajo, timidez extrema, poca iniciativa...

-Contactar con nuestra parte inconsciente y desarrollar las capacidades propias del hemisferio derecho: creatividad, intuición, relajación, atención al tiempo presente... 

-Facilitar la experimentación y profundización en nuevas sensaciones, emociones y percepciones presentes en nuestra psique.

       Para quien le interese profundizar en el tema o conocerlo bien antes de realizar una sesión hipnótica, el documental "La mirada Interior" es un gran material al respecto. En el siguiente enlace podéis verlo completo o bien algunas partes, incluye ejemplos de sesiones para que conozcáis de primera mano cómo es una sesión, y comprobéis que no tiene nada de extraño, paranormal ni siniestro. Más bien se parece a una sesión de relajación o meditación guiada que a un estado de coma médico:

http://horacioruiz.es/publicaciones.php?id=4




Marta Rodríguez Álvarez
Centro ALECÉS
Rúa Círculo das Artes, nº 18. Entresuelo B. Despacho 4.
-Lugo-
Tlf. 633 421 884
marta25@gmail.com
www.facebook.com/psicologalugo
(CITA PREVIA)

No hay comentarios:

Publicar un comentario