domingo, 10 de agosto de 2025

TERAPIAS Y ACTIVIDADES (Psicología Lugo)


¡Bienvenido/a al gabinete de psicología! 


* TERAPIA PSICOLÓGICA

   Las sesiones de psicoterapia son un espacio seguro en el que hablar con libertad y en profundidad de cualquier experiencia, emoción, pensamiento, recuerdo... que la persona necesite compartir.  Cada sesión es un tiempo y lugar especialmente preparado para que la persona pueda conectar consigo misma, y vaya viviendo y sintiendo en compañía emociones que se han vivido en soledad o que permanecen congeladas u ocultas: el dolor, los verdaderos sueños, las ilusiones, los conflictos internos, la tristeza, la ira, el vacío, la culpa... Con el transcurso del proceso, la persona va a poder aumentar su autoconocimiento y su conexión con su propio Yo, así como a transformar las emociones y pensamientos negativos que la trajeron a terapia. La psicoterapia es un proceso estructurado, en el que, aparte de la importancia de la expresión de emociones y pensamientos, se trabaja activamente buscando  lograr los objetivos terapéuticos. Se emplea con muy buen resultado en problemas como trastornos del estado de ánimo, problemas de conducta, baja autoestima, insatisfacción o malestar vital, exceso de autocríticas o preocupaciones constantes, dificultades de relación con otras personas... Una de las modalidades de trabajo que empleo integrada en la psicoterapia para trabajar e integrar traumas, es el Brainspotting.  Las sesiones de psicoterapia pueden ser presenciales u online.


* HIPNOSIS 

     La hipnosis es una valiosa técnica terapéutica que se emplea dentro de un proceso de psicoterapia, como parte de él. Estar en hipnosis significa entrar a un estado agradable de gran concentración interna. Una vez en este estado, la persona está conectada con su mente subconsciente, y se focaliza naturalmente la atención en sus propias sensaciones, imágenes y emociones, al margen de los estímulos externos y también de los límites propios de la mente racional. Durante la hipnosis, al contrario de lo que se pueda pensar, la persona mantiene en todo momento pleno control y es siempre dueña de sí misma, más incluso que durante la vigilia, como comprobará en cuanto experimente la hipnosis. Una vez inducido este estado de atención interna, se va a ir trabajando en cada sesión el objetivo que trae la persona a terapia, mediante el uso de la técnica más adecuada para cada caso y situación: sugestiones (directas o indirectas), terapia de partes (estados del YO) para resolver conflictos inconscientes, reestructuración de esquemas mentales, regresiones de edad...  Esta técnica resulta efectiva en problemas como fobias, traumas, autoestima, manejo de la ansiedad, control del dolor, fortalecimiento de hábitos, resolución de conflictos internos, cambio de esquemas mentales... Asimismo se puede utilizar para incrementar los recursos y habilidades positivas ya presentes, profundizar en el propio mundo interior, o incorporar mecanismos de autocontrol y de superación personal. Es necesario, como en todo proceso, ser constante y comprometerse en el trabajo, y así se van produciendo sesión tras sesión cambios y mejoras cada vez más apreciables, y que serán permanentes en la persona.


* INTROSPECCIÓN GUIADA REPARADORA (TERAPIA REGRESIVA)



    La hipnosis clínica reparadora o introspección guiada es una técnica que se emplea dentro de un proceso de psicoterapia y como parte de él.  La manera más sencilla de explicarla es así: se trata de entrar en un estado de relajación mental y de conexión con uno mismo, para a partir de ahí buscar el origen temporal de un trastorno psicosomático, emocional, conductual o psicológico. Mi trabajo es conducir a la persona a ese estado, y después guiarla y acompañarla a través de sus recuerdos, sensaciones mensajes... que van surgiendo de manera fluida, hasta llegar a comprender y solucionar el problema. Consta de una variedad de técnicas o procedimientos que inducen a la persona a conectar con aquellas experiencias que no fueron comprendidas o asimiladas en el momento en que estaban sucediendo, y que influyen en su vida actual de forma negativa. La regresión significa sumergirse en un viaje al interior de uno mismo/a, pero en lugar de tratar de conectar con las emociones o los recuerdos en soledad y en estado de vigilia (algo que suele asustarnos, nos genera mucha culpa, nos provoca rechazo o nos resulta confuso...), en estas experiencias se hace en un estado potente de concentración interna y además en compañía de una terapeuta profesional. De esta manera, la persona recibe comprensión, guía y un apoyo seguro durante todo el camino, realizándose toda la experiencia a su propio ritmo y de la forma que lo necesite, pero a la vez buscando siempre avanzar e ir más allá de lo evidente, hacia lo profundo del ser. Con este tipo de introspección se intenta que, sesión tras sesión, el paciente resuelva y finalmente integre sus experiencias pasadas. Podrá contactar en un entorno seguro y en compañía terapéutica con aquellas situaciones que le causaron mucho dolor, confusión, temor o resentimiento, y encuentre una forma sana de resolverlas. Además se consigue la liberación de emociones contenidas y guardadas desde tiempo atrás, emociones que influyen muchas veces de forma intensa en la vida presente. 


* PSICOLOGÍA EDUCATIVA Y FAMILIAR 

   En ocasiones sucede que un niño/a no ha adquirido algunos conocimientos o destrezas para poder sentirse cómodo y seguro en su mundo escolar, familiar o social. O puede padecer algún miedo, trauma o emoción que le desborde y no sepa cómo manejar. En ese caso es beneficioso enseñarle aquello que no ha sido bien aprendido, ayudarle a desarrollar alguna nueva habilidad, o trabajar con sus miedos y emociones. Se trabaja mediante intervenciones adaptadas a los niños/as: dibujo, terapia con cuentos, juego terapéutico, visualizaciones imaginativas, relajaciones guiadas... Se trata de que finalmente el niño sea capaz de conseguir una buena autonomía en todos los niveles: física, en el control de miedos, en sus destrezas conductuales, en la alimentación, control de esfínteres, en la escuela... Otras veces los problemas en las familias nacen porque los padres no saben qué hacer con determinadas situaciones o conflictos de sus hijos/as, como manejar desde la calma sus emociones y miedos, como comunicarse con ellos/as con respeto, como hacer que cumplan las normas... En este caso se suele intervenir enseñando a los padres nuevos modelos de conducta, mejorando el estilo educativo que utilizan, o ayudándoles a desarrollar estrategias y técnicas para manejar los problemas y superarlos definitivamente. 



* RELAJACIÓN Y MEDITACIÓN (Adultos e infantil)

  Incorpora estas prácticas a tu día a día y disfruta de una vida más llena de equilibrio, tranquilidad y salud. Puedes aprender a dominar diferentes técnicas de relajación, autohipnosis o meditación para realizarlas en tu vida diaria. También puedes optar por realizar sesiones puntuales de relajación o meditación cuando lo necesites. Algunos de los beneficios demostrados de practicar regularmente la relajación  y/o la meditación son:  disminuye la presión arterial y el ritmo cardiaco; regula el ritmo respiratorio; se regula la respiración (lo que aporta mayor nivel de oxígeno al cerebro y a las células); disminuye la tensión muscular; se reducen los niveles de secreción de adrenalina y noradrenalina; se reducen los niveles de colesterol y grasas en sangre; aumenta el nivel de producción de leucocitos (lo que refuerza el sistema inmunológico y aumenta la capacidad de recuperación y prevención de enfermedades); desarrolla un estado de descanso y sueño nocturno a un nivel más profundo; aumenta las frecuencias diarias cerebrales Alfa (asociadas a la relajación y bienestar)... También hay sesiones de meditación o relajación guiada para niños y niñas. Los beneficios son muchos y se ven desde las primeras sesiones, como disminuir su ansiedad, mejorar los casos de hiperactividad, aprender a enfrentarse a emociones que no saben afrontar, mejorar la concentración en sus actividades diarias, mejorar la creatividad... 

Marta Rodríguez Álvarez
Psicóloga Colegiada 4619
(Rúa Círculo das Artes, 18, Entlo. B -Lugo.)
Tlf. 633 421 884
marta25@gmail.com

******************************

domingo, 29 de octubre de 2017

Elegir entre libertad y seguridad

El ser humano tiene una tendencia natural a querer sentirse seguro y protegido. Y también tiene una tendencia natural a desear sentirse libre y autónomo. Nuestros antepasados han creado sistemas para garantizar la seguridad y la protección, como la formación de grupos humanos (aldeas, ciudades, comunidades...) que convivan bajo una serie de normas y reglas, contribuyan unos a otros a cubrir las distintas necesidades del grupo y se defiendan de amenazas externas. Así una persona se suele sentir mucho más protegida dentro de un grupo. La familia también es un grupo que da protección y seguridad a cambio de adaptarse al rol que se asigna y de cumplir las normas internas, así como la sociedad, la cultura o la religión cumplen un papel semejante. Eso está bien... hasta que esas normas chocan con la otra necesidad natural de las personas: la libertad, creatividad personal y la auto realización. Un grupo ideal tendría un equilibrio entre ambas necesidades, dando protección a sus miembros y permitiendo a su vez un grado de desarrollo individual adecuado. Pero es difícil de conseguir un equilibrio semejante, y que además fuera satisfactorio para todos los miembros y pudiera cubrir a la perfección las necesidades individuales de cada uno. Un grupo demasiado despreocupado, anárquico o libre puede no proporcionar la seguridad que la persona necesita, así como uno muy cerrado y lleno de miedos y desconfianza hacia lo externo va a tender a ser demasiado estricto y cuadriculado con sus miembros, exigiendo un nivel muy elevado de adaptación y limitando hasta la asfixia la libertad personal de cada miembro. 

Y aquí nos encontramos con una antigua dicotomía en la historia del ser humano... ¿Libertad o Seguridad? ¿Es mejor ceder toda la seguridad en busca de la libertad total, o ceder toda la libertad a cambio de sentirse seguro y aceptado? Lo cierto es que no existe una respuesta estandarizada que sirva para todas las personas. Se trata de un camino individual, único. Depende entre otras cosas de la importancia que cada persona conceda a ambas necesidades, de lo cerrado o abierto que sea su sistema o grupo, de la capacidad de cambio que tengan la persona y el grupo, de los recursos y habilidades que posea la persona para adaptarse o para salirse de él... 

Lo que sí es seguro, es que tu alma te avisará cuando te alejes demasiado de aquello que necesitas. Cuando te falte la libertad, probablemente sentirás cosas como presión, tristeza o ahogo (mental, emocional e incluso puede que físico). Si te falta la seguridad puede que notes ansiedad, vértigo, miedos o bloqueos a muchos niveles. Si ambas están en equilibrio, la sensación tiende a ser de calma y seguridad, acompañada por ganas de realizarte, ilusión por hacer cosas y por moverte hacia tus sueños y deseos... Haz caso a tus intuiciones y encuentra tu equilibrio propio, aquel que mantenga ambas necesidades cubiertas y te permita ser una persona segura y sentirte protegida, pudiendo a la vez realizar tu autonomía y desarrollar tus potenciales. Una pista: casi siempre pensamos que solo existen dos formas de hacerlo y que hay que sacrificar una de las dos necesidades, y a ella renunciamos... Los propios gobiernos y estados, los partidos políticos, las religiones.... también suelen fomentar esta dicotomía ¿total seguridad sin libertad o plena libertad sin seguridad? Y muchas veces nos vamos a encontrar este tipo de elecciones en la vida.

El dinero y un buen trabajo dan seguridad física y son necesarios. Si tienes dinero y un empleo que te gusta, esta necesidad debería estar cubierta. Pero, por ejemplo, trabajar demasiado, con demasiada tensión mental, o en algo que detestas, puede quitarte tiempo, salud y energía para ser libre y más feliz. Si esto ocurre... ¿dejo el empleo o continúo en él? Una relación de pareja te puede dar la seguridad y protección, pero si ya no funciona y es fuente de ansiedad e insatisfacción, ¿la dejo y pierdo esa seguridad o continúo y sigo perdiendo la libertad que ahora ansío? 

Pero ¿realmente existen siempre tan solo dos formas de proceder? Muchas veces, existen muchas y variadas maneras de hacer las cosas. Lo importante es saber que hay maneras de conservar ambas necesidades y de cubrir las dos. En ocasiones, el trabajo personal lleva a encontrar en el interior lo que antes se buscaba fuera... por ejemplo, se deja de buscar la seguridad en una pareja, se encuentra la seguridad interior, y uno ya es libre de abandonar una relación que no funciona, cubriendo a la vez la necesidad de seguridad y la de libertad. Otras veces, la persona descubrirá que para sentirse libre no necesita irse a la India, sino que puede encontrar alguna forma de disfrutar de un sentimiento de libertad interior profundo y satisfactorio en el mismo salón de su casa... Otra persona puede descubrir cómo sentirse segura fuera del grupo que la oprimía, y puede decidir abandonarlo, poner distancia temporal con él, o permanecer dentro con una perspectiva diferente que le haga sentirse bien. Encontrar la solución a cada elección requiere algo de tiempo y trabajo de autodescubrimiento, claro. A veces hay que transformar las propias necesidades, o hay que ampliar los conceptos y perspectivas que teníamos de la situación o de nosotros mismos. Otras veces hay que tomar decisiones y actuar en consecuencia. En ocasiones habrá que soltar lo viejo y aventurarse en lo nuevo.

Hay muchas maneras, y cada persona encontrará las suyas, las que la hagan feliz en este momento vital,  por ella misma, si desea emprender la tarea. En cada crisis y en cada dificultad, puede haber siempre encerrada una oportunidad de crecimiento y de aprendizaje.



Marta Rodríguez Álvarez
Centro ALECÉS
Rúa Círculo das Artes, nº 18.
-Lugo-
Tlf. 633 421 884
marta25@gmail.com



jueves, 12 de octubre de 2017

A tí (To you) Un poema de Walt Whitman a sí mismo, al ser humano y a la Vida

A Tí 
Walt Whitman

Quienquiera que seas, sospecho con temor que caminas por los senderos de los sueños,
Temo que estas realidades ilusorias se desvanezcan bajo tus pies y entre tus manos,
Desde ahora tus facciones, alegrías, lenguaje, casa, negocio, modales, molestias, locuras, traje, se separan de tí,
se me aparecen tu alma y tu cuerpo verdaderos,
se apartan de negocios, comercio, tiendas, trabajo, granja, casa, compra, venta, comer, beber, sufrimiento, muerte.

Quienquiera que seas, pongo sobre tí mis manos para que seas mi poema,
te murmuro al oído:
he amado a muchas mujeres y a muchos hombres, pero a nadie he amado tanto como a tí.

Oh, he sido tardo y mudo,
debí haberme abierto camino hacia tí hace mucho tiempo,
no debí haber proclamado a nadie sino a tí, no debí haber cantado a nadie sino a tí.

Lo abandonaré todo y vendré, y cantaré himnos en tu honor,
nadie te ha comprendido, pero yo te comprendo,
nadie te ha justificado, y tú no te has justificado tampoco,
no hay nadie que no te haya encontrado imperfecto, sólo yo no hallo en tí imperfecciones,
no hay nadie que no haya querido esclavizarte, yo soy el único que no aceptará tu servidumbre,
yo soy el único que no te impone señor, ni dueño, ni superior, ni Dios, fuera de los que hay intrínsicamente en tí mismo.

Los pintores han representado sus grupos abigarrados alrededor de una figura central,
de la cabeza de la figura central se extiende un nimbo de luz áurea,
pero yo pinto miríadas de cabezas, y a ninguna le falta su nimbo de luz áurea,
que de mis manos, y del cerebro de todo hombre y mujer, fluye y resplandece eternamente.

¡Oh, yo podría cantar de tí grandezas y glorias!
No te has conocido a ti mismo, tu vida entera sólo ha sido un sueño interior,
tus párpados han estado cerrados casi siempre,
tus actos vuelven a ti para escarnecerte
(si tu trabajo, tu saber, tus plegarias no vuelven a ti para escarnecerte, ¿para qué vuelven?),
el escarnio no te pertenece, debajo de él y dentro de él te veo en acecho,
te he seguido hasta donde nadie te ha seguido,
si el silencio, la mesa de trabajo, la expresión petulante, la noche, la rutina diaria te ocultan de los demás o de ti mismo, no te ocultan de mí,
si el rostro rasurado, el ojo inquieto, la tez impura engañan a los demás, a mí no me engañan,
yo aparto el vestido llamativo, la actividad vergonzosa, la embriaguez, la codicia, la muerte prematura.
No hay don de hombre o de mujer que no se adapte a ti,
no hay virtud ni belleza en el hombre o en la mujer que no estén también en ti,
y ningún placer les aguarda al hombre o a la mujer que no te aguarde también a ti.

En cuanto a mí, yo no doy nada a nadie sin darte a ti otra cosa igual,
yo no canto la gloria de nadie, ni la de Dios, antes de cantar tu gloria.

¡Quienquiera que seas, reclama lo tuyo a cualquier precio!
Las pompas de Oriente y Occidente son insignificantes comparadas contigo, estas praderas inmensas, estos ríos interminables: tú eres inmenso e interminable como ellos,
estos furores, elementos, borrascas, movimientos de la naturaleza, agonías de aparente aniquilamiento: eres tú, hombre o mujer, su soberano o soberana,
soberano o soberana, por tu propio derecho, eres dueño o dueña de la naturaleza, elementos, dolor, pasiones, aniquilamiento.

Las trabas caen de tus tobillos, encuentras en ti recursos inagotables,
viejo o joven, hombre o mujer, grosero, bajo, rechazado por todos, lo que tú seas te proclama,
a través del nacimiento, vida, muerte, entierro, los medios abundantes, nada te será escatimado,
a través de cóleras, pérdidas, ambiciones, ignorancia, hastío, lo que tú eres se abrirá paso.