sábado, 11 de agosto de 2012

La depresión (Síntomas, causas, tratamientos)



    Si bien algún pequeño sentimiento depresivo es normal en alguna parte de nuestra vida, una depresión mayor es una condición seria que debe ser tratada. Es realmente un problema mental involuntario, ya que la persona no desea en ningún caso sentirse así (aunque a veces a las personas que la rodean les parece que no quiere hacer nada por salir de ese estado, realmente lo que ocurre es que esa apatía y desgana son parte de los síntomas inevitables de la depresión). La persona deprimida necesita comprensión y cariño, aunque parezca que lo rechaza o lo menosprecia. 



Los síntomas más comunes son:

-Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.
-Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.
-Sentimientos de desesperanza y pesimismo.-Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.
-Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta."
-Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.
-Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.
-Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.
-Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.
-Inquietud, irritabilidad.
-Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.


Es necesario para diagnosticar depresión que estos síntomas persistan más de 6 meses, y que imposibiliten a la persona llevar una vida placentera y normal.



Causas:

No existe una sola causa para la depresión, que puede estar causada por uno o varios factores. Algunas personas tienen mayor probabilidad de tener depresión que otras. Hay diferentes razones que intentan explicar esta predisposición:

.Herencia: Existe un mayor riesgo de padecer de depresión clínica cuando hay una historia familiar de la enfermedad.
.Factores Bioquímicos: Se ha demostrado que la bioquímica del cerebro juega un papel significativo en los trastornos depresivos. Se sabe, por ejemplo, que las personas con depresión grave típicamente tienen desequilibrios de ciertas substancias químicas en el cerebro, conocidas como neurotransmisores. 
.Apego inseguro o disfuncional en la infancia, o problemas de relación significativos con los padres o figuras de apego.
.Situaciones estresantes: Muerte de un familiar próximo o de un amigo, una enfermedad crónica, problemas interpersonales, dificultades financieras, divorcio pueden ocasionar síntomas de depresión que sostenidos a lo largo del tiempo pueden desencadenar en una depresión clínica.
.Personalidad: Las personas con esquemas mentales negativos, baja autoestima, sensación de falta de control sobre las circunstancias de la vida y tendencia a la preocupación excesiva son más propensas a padecer de depresión. Estos atributos pueden resaltar el efecto de las situaciones de estrés o interferir con la capacidad de enfrentarlas o reponerse de las mismas. Aparentemente, los patrones de pensamiento negativo típicamente se establecen en la niñez o adolescencia y van conformando a lo largo del tiempo un patrón de pensamiento depresivo.
.Estacionalidad: Trastorno afectivo estacional (SAD): Se ha observado que hay personas que desarrollan depresión durante los meses de invierno, cuando los días se hacen más cortos.


Psicoterapia para la depresión:

Muchas formas de psicoterapia, algunas a corto plazo (10-20 semanas), pueden ser muy útiles para los pacientes deprimidos. 


Las terapias "de conversación" ayudan a los pacientes a analizar sus problemas y a resolverlos, a través de un intercambio verbal con el terapeuta. También guían al paciente para que abandone patrones de conducta que contribuyen a su depresión o que son consecuencia de su depresión.


Diversas investigaciones han comprobado que dos psicoterapias a corto plazo son útiles para algunas formas de depresión: Se trata de la terapia interpersonal y de la cognitiva-conductual. Los terapeutas interpersonales se concentran en los problemas en las relaciones con los otros que causan y agravan la depresión. Los terapeutas cognitivo-conductuales ayudan a los pacientes a cambiar los estilos negativos de pensamiento y comportamiento que se asocian con la depresión.


Para obtener mejores resultados, los cuadros depresivos severos (en especial los que son recurrentes) por lo general requieren medicamentos junto con, o antes de, una psicoterapia.

Mas de un noventa y cinco por ciento de las personas con depresión severa pueden ser totalmente curadas si la enfermedad es identificada a tiempo.

1 comentario:

  1. El articulo esta muy bien gracias por la información me aclaro muchas dudas sobre la depresión.

    ResponderEliminar