martes, 10 de julio de 2012

LA VISUALIZACIÓN CURATIVA. ¿La imaginación sana?

La visualización sanadora es un conjunto de  técnicas de curación que se basan en la creación y dirección consciente de imágenes mentales. La terapeuta evoca en el/la paciente imágenes de salud y bienestar, y éstas modifican las estructuras del cuerpo que se encuentran enfermas. A la luz de las investigaciones realizadas, y de los propios testimonios de pacientes, sabemos que la visualización sanadora es realmente efectiva, y es por ello que se sigue empleando en terapia. La imaginación y la visualización mental pueden sanarnos, al igual que nos pueden enfermar. Si lo pensamos, es un ejemplo más, de los muchos existentes, del poder e influencia que tiene la mente sobre el cuerpo.

Existe  evidencia descrita del uso de la imaginación en medicina ya desde la Grecia Clásica y Egipto, y también los alquimistas de la Edad Media descubrieron que la visualización era una herramienta útil para modificar la realidad material del cuerpo.
Investigaciones médicas recientes apoyan el hecho de que la visualización produce efectos sobre nuestro organismo, como ya describían estas antiguas tradiciones.


La doctora Jeanne Achterberg es una autora mencionada a menudo al hablar de la visualización sanadora, ya que se dedicó a investigar este tema y a recopilar información científica sobre él.Resumiendo, estos estudios han demostrado principalmente los siguientes beneficios de esta técnica: que los resultados fisiológicos de imaginar una escena placentera y no amenazante son la disminución de la presión sanguínea y del ritmo cardiaco, así como la recuperación del equilibrio homeostático que mantiene el bienestar del organismo. En cambio, cuando evocamos imágenes muy negativas (como recordar una experiencia traumática), el corazón se acelera, aumenta la respuesta eléctrica de la piel, y la respiración se hace más rápida, al igual que los movimientos oculares. A su vez, el importante cirujano Bernie Siegel describe un amplio enfoque para el tratamiento de los pacientes con cáncer, que incluye relajación, meditación, visualización e hipnosis. 

Por lo tanto, se ha concluido que al afrontar la enfermedad podemos utilizar nuestra atención e intención para dirigir nuestra respuesta curativa hacia la zona necesitada de atención.Concentrar nuestra atención sobre una parte del cuerpo con la intención de aportar energía curativa a esa zona tendrá un efecto diferente a imaginar esa misma zona con una expectativa de dolor. 

La visualización e imaginación sanadora es una poderosa forma de utilizar la energía de la atención y la intención para movilizar e incrementar  la capacidad curativa que nuestro cuerpo posee de manera natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario