lunes, 6 de abril de 2015

Tratamiento de la depresión con hipnosis

Depresión e hipnosis

Si bien algún pequeño sentimiento depresivo es normal en alguna parte de nuestra vida, una depresión mayor es una condición seria que debe ser tratada. Es realmente un problema mental involuntario, ya que la persona no desea en ningún caso sentirse así. Suele comenzar tras un acontecimiento que la persona experimenta como una pérdida, o con un cambio vital que se vive de manera muy intensa por parte de la persona, aunque objetivamente pueda parecer algo sin importancia a las personas que le rodean. La persona no encuentra recursos ni formas apropiadas de afrontar la situación, y muchas veces ésta la retrotrae inconscientemente a alguna época pasada (generalmente en la infancia) en la que se sintió así, o en la que vivió otra situación conflictiva o traumática. De esa manera va empezando a generarse un estado depresivo que, si se prolonga y empeora, es preciso tratar, generalmente mediante psicoterapia en ocasiones complementada con psicofármacos.



Cuales son los síntomas más frecuentes

-Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.
-Estado de ánimo triste, ansioso o "vacío" en forma persistente.
-Sentimientos de desesperanza y pesimismo.
-Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.
-Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar "en cámara lenta."
-Dificultad para concentrarse, para recordar y para tomar decisiones.
-Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta. Por el contrario, también puede presentarse con una somnolencia excesiva.
-Pérdida de peso y apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.
-Pensamientos de muerte o suicidio; o intentos de suicidio.
-Inquietud, irritabilidad.
-Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos y otros dolores crónicos.



Cómo se trata la depresión con hipnosis

La intervención terapéutica comienza con la realización de un completo historial del paciente, y si es conveniente, la realización de cuestionarios para evaluar el grado de depresión. A continuación, el tratamiento continúa llevando a cabo una combinación de terapia conversacional o cognitiva junto con las intervenciones hipnóticas. Se buscará restablecer el equilibrio emocional, cambiar los patrones disfuncionales de pensamiento y recuperar la autoestima y el control de la vida por parte del paciente. Las diferentes técnicas hipnóticas que se emplean en el tratamiento de la depresión van orientadas a trabajar tanto a nivel de la mente consciente como de la mente inconsciente. Por supuesto, el tratamiento es altamente individualizado y único para cada paciente, y las herramientas hipnóticas muy extensas, por lo que es imposible indicar un único tipo o secuencia de tratamiento. Es un proceso personal y constante de autosuperación. De manera que mencionaré brevemente algunas de las formas generales de trabajar en hipnosis para tratar la depresión. 

Cuando la persona lo requiere, las primeras intervenciones serán de "primeros auxilios", e irán orientadas a manejar la angustia, desmotivación o ansiedad que la persona presenta, con el fin de estabilizarla emocionalmente y generar un estado mental apropiado para la continuar con otras intervenciones potentes y ya orientadas a resolver los problemas de fondo. 

Una vez estabilizada la persona, puede procederse mediante sugestiones hipnóticas y con técnicas narrativas o metafóricas a extraerse y actualizar recursos y herramientas inconscientes para que le ayuden a resolver los conflictos, así como a aumentar la autoestima y la autoeficacia.

Las intervenciones continuarán analizando y reestructurando los pensamientos disfuncionales, negativos o erróneos que estén provocando que la persona vea el mundo y a sí misma como algo negativo, frustrante y poco gratificante (estos patrones de pensamiento son uno de los ejes de la depresión). De esa manera, va recuperando una forma mejor, más positiva y más adaptativa de ver el mundo y a sí misma mediante la intervención a niveles no conscientes. Su propia mente irá cambiando progresivamente los viejos patrones por otros mucho más beneficiosos y saludables, a la vez que más realistas. A su vez, al abundar ahora los pensamientos y diálogos internos positivos y saludables, las emociones van cambiando en la misma dirección de manera natural: aumenta la motivación, las ganas de disfrutar van regresando y el ánimo mejora. Los demás y el mundo ya empiezan a parecerle un lugar mejor, más amables y llenos de posibilidades.

Se trabaja asimismo con variadas e individualizadas técnicas de visualización, relajación y reencuadre con el fin de ganar un equilibrio mental y una adaptación saludable al medio que la persona depresiva muchas veces ha perdido. Como consecuencia, le es difícil durante la depresión relacionarse de manera placentera y agradable con su medio, con los demás y consigo misma.

Es beneficioso, y acelera los progresos terapéuticos realizar sesiones de hipnoanálisis o regresiones en hipnosis, para poder comprender y solucionar los orígenes remotos de los conflictos que han conducido a la persona al estado depresivo. Estas sesiones se hacen en función de las necesidades de cada paciente, consensuándolas con él y en el momento terapéutico en que terapeuta y paciente lo consideren apropiado.

Algunos beneficios adicionales de la hipnosis para la depresión son que resulta una intervención agradable para el paciente, que por si misma la hipnosis consigue un estado de equilibrio y conexión interior que reporta efectos positivos colaterales, que favorece la recuperación de la sensación de autovalía o que ayuda a profundizar en la vida emocional y el autoconocimiento de manera segura y relajante.

La hipnosis se considera una técnica que potencia los recursos tanto conscientes como especialmente inconscientes, y como un método psicoactivo que, empleando los recursos naturales del funcionamiento mental humano, facilita el equilibrio neurovegetativo y cognitivo-conductual. Además, fomentan la integración sana de la personalidad y mejorando considerablemente el estado anímico, la adaptación natural al medio, el autoconocimiento y la autoestima del paciente. 

Más de un noventa y cinco por ciento de las personas con depresión severa pueden ser totalmente curadas si la enfermedad es identificada a tiempo y se realiza un tratamiento adecuado y constante.


Marta Rodríguez Álvarez
Rúa Círculo das Artes, nº 18. Entresuelo B. (ALECÉS)
-Lugo-
Tlf. 633 421 884
marta25@gmail.com
(CITA PREVIA)

2 comentarios:

  1. Que interesante todo lo que se menciona en el artículo.
    Realmente nunca se me habia ocurrido un tratamiento de depresion mediante hipnosis, lo cual al parecer seria muy interesante, de conocer a alguien que o hiciera jaja.

    saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. :) Pues sí, se emplea como complemento y apoyo del tratamiento psicoterapéutico y suele potenciar el proceso de recuperación.

      Un saludo!

      Marta

      Eliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.