lunes, 1 de abril de 2013

Los cuentos en la terapia infantil


Quizás haya personas a quienes les sorprenderá, pero existe una terapia que utiliza los cuentos como elementos para sanar o prevenir conflictos, problemas o emociones negativas en los niños/as. Los cuentos pueden ser una intervención preventiva , una terapia en sí misma, o un potente complemento de otras terapias.
Los cuentos son algo muy familiar y muy querido para los niños/as, que los disfrutan y los  viven con entusiasmo. Por ello se convierten en una manera agradable y familiar de intervenir psicológicamente en la solución de problemas y conflictos como los miedos o fobias, conflictos en el colegio, problemas con los hermanos, complejos, ansiedad...
Con el uso de cuentos y fábulas en la terapia, estamos enseñando al niño/a a descifrar y reconocer el lenguaje arquetípico, mágico y simbólico de los cuentos. Se trata de guiarle  en un paseo fantástico por su inconsciente, y mediante el análisis simbólico de los arquetipos y situaciones típicas de los cuentos, desvelar o enseñar los patrones que darán luz y a su psique infantil para encontrar las soluciones a sus problemas...
Entre otras cosas, las intervenciones con cuentos y fábulas permiten:
  • Explorar de manera indirecta o directa los temas que preocupan al niño/a, sus inquietudes o miedos, creando una comunicación fluida y un clima de confianza y respeto.
  • Reforzar los vínculos afectivos y permitir que el niño/a se exprese y se conozca a través de una relación de confianza y seguridad con la terapeuta.
  • Dejarles ser plenamente ellos mismos/as y favorecer sus propios recursos y su creatividad en la resolución de sus conflictos, miedos y problemas. Se les puede incitar a que expliquen cómo actuarían si se encontraran en el lugar del protagonista, cambiar los finales de los cuentos, pedirles que los narren en primera persona para que exploren soluciones novedosas e individuales...
  • Fomentar la originalidad, la lectura, la imaginación libre y la relajación en el contexto de la lectura del cuento.
Para el uso en terapia de los cuentos, según el problema que se quiera solucionar, se seleccionan unos cuentos u otros, adaptándolos lo mejor posible al caso particular si es necesario. Después de crear un clima de confianza y seguridad, se habla con el niño/a sobre su problema si es preciso o se considera apropiado. Después, se trabaja con la historia, ya sea con los ojos abiertos y en vigilia o con los ojos cerrados y en estado de relajación o meditación (que a mi entender funciona de manera más potente y efectiva que en vigilia, al hallarse el niño/a trabajando con la atención concentrada hacia el interior y empleando el potencial y recursos de la parte inconsciente del cerebro). Dependiendo de cada caso, se puede contar la historia sin más, como un cuento, o permitir que el niño/a interactúe, responda a preguntas durante el cuento o maneje hasta cierto punto la historia. 

A través del cuento y reviviendo la historia con sus personajes arquetípicos, la persona reelabora su propia historia, la dota de perspectiva y la reencuadra, pudiendo así comprender y solucionar los problemas o conflictos que está viviendo, a través del contexto seguro de la consulta y de la relación amistosa con la terapeuta, de una manera agradable y enriquecedora.

Los cuentos existen desde hace siglos en casi todas las culturas y han sido siempre narraciones que han ayudado a los individuos a crecer, a superarse y a vencer las dificultades. 



Marta Rodríguez Álvarez
Psicóloga
C/Círculo das Artes, 18, Entl. B.
marta25@gmail.com
-Lugo (Galicia)-


No hay comentarios:

Publicar un comentario