domingo, 2 de febrero de 2014

Respiración abdominal o diafragmática: una técnica sencilla y rápida para conseguir una relajación profunda.

La respiración abdominal o diafragmática se llama así porque al entrar aire en los pulmones, hace bajar al músculo llamado diafragma, que separa el tórax del abdomen, y hace que éste se mueva. Respirar de esta manera hace que aumente la cantidad de aire que entra en los pulmones, y produce una relajación natural de manera automática.

Cuando respiramos superficialmente como hacemos a diario, sin llevar hasta el abdomen el aire, estamos privando a la parte inferior de los pulmones de aire, cuando  esta parte  tiene gran cantidad de vasos sanguíneos para captar y repartir el oxígeno por nuestro cuerpo y llevarlo hasta cada célula. Al respirar abdominalmente lo que hacemos es llenar por completo los pulmones, haciendo que el aire llegue a toda su superficie y que los vasos sanguíneos recojan una gran cantidad de oxígeno limpio para repartir por todo nuestro cuerpo. Así, mejoramos el ritmo cardíaco, el estado de los intestinos, la eliminación de residuos corporales y el estado general de salud de nuestra piel, músculos y órganos.

Puedes hacerlo así:
[  Siéntate o túmbate cómodamente.
[  Coloca una mano sobre tu abdomen, justo sobre el ombligo.
[  Coge aire por la nariz, y siente como tu tripa se levanta y tu mano se mueve arriba y abajo al respirar.
[  Contén la respiración 2 segundos.
[  Coloca los labios como si fueras a silbar y saca el aire lentamente, o hazlo por la nariz si lo deseas. Notarás que tu mano desciende al expulsar el aire.
[  Inspira (coge  el aire) mientras cuentas despacio mentalmente: 1,2,3.
[  Espira (sopla lentamente) 1,2,3,4,5,6.
[  Si notas mareos en algún momento puede ser porque estás introduciendo demasiado aire en poco tiempo. No pasa nada, respira superficialmente durante unos segundos y luego puedes continuar con la práctica.
 Esta es la respiración que deberíamos hacer siempre. Es muy sano practicar cada día unos minutos (10-15 minutos, si es más tiempo, mejor) esta forma de respirar y notarás sus efectos beneficiosos en muy pocos días.

En la filosofía taoísta la respiración no sólo está ligada al cerebro, sino también a la conciencia misma. Si la respiración es tranquila, uniforme y rítmica, la mente tendrá las mismas cualidades. Sin embargo, si es dificultosa, desigual y arrítmica, la mente estará repleta de sentimientos y pensamientos incontrolables e intermitentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.